lunes, 26 de mayo de 2014

Plenitud vacía.

¿Qué te pasa esta noche?
Estás sola y desamparada
en medio de ese manto negro
sin estrella alguna en el firmamento.

Yo estoy en tierra,
pies descalzos
sobre la arena;
con la marea
besando mis pies;
pidiéndome a gritos
que me introduzca
en ese mar nocturno,
tentador y congelado.

Los vientos han cambiado
desde hace un par de inviernos;
el cielo es diferente,
tiene otro significado.

El susurro de la noche
es cada vez más suave,
con aire opiáceo,
sumiéndome en un sueño
que no sé si acabará
terminando en pesadilla
o si todavía no ha comenzado.

¿Qué te pasa esta noche?
Estás sola y desamparada
buscando tu reflejo en el océano
y eres lo único que ves.

Estás sola
frente al mundo
esta noche no hay estrellas,
se han ocultado del mundo
y sólo queda permanecer
a la espera.

Yo estoy en tierra,
contemplando la magia
que desprende
la plenitud
de esa  brillante luna llena
desde tierras granaínas;
deseando que
me lleve la marea,
y que me lleve contigo.

No te preocupes,
porque esta noche
yo también estoy sola
en este mundo atroz
que a cualquiera asusta.

¿Qué te pasa esta noche?
Estás sola y desamparada,
pero te comprendo, hermana.
Comprendo por qué lloras,
comprendo tu tristeza
y aunque parezca que estés plena
en realidad
estás sola.


Este poema fue inspirado en Granada durante el puente de mayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario