viernes, 13 de junio de 2014

Poesía porque sí. Parte I.

No sé
me apetece
escribirte.
Dedicarte unos versos
simples, pero intensos.

Que por mis venas corra la tinta
con una dosis de alcohol.
Escribamos ebrios,
dijo Hemingway,
editemos sobrios.

Soñemos despiertos.
Alcancemos la libertad
de una vez por todas;
en vez de escaparse
como los suspiros
en la madrugada.

Estamos locos,
queremos vivir,
queremos ser personas,
sentir, disfrutar
de las pequeñas cosas
en grandes dosis.

No sé
me apetece
que nuestros labios hagan poesía
mientras nuestros cuerpos
hacen historia.

El tiempo vuela, corre;
y nos debe eso,
volar, correr(nos) juntos,
subir, bajar.

Yo sólo quiero
beberme tus labios,
tragar tus suspiros;
qué vida esta,
sólo en nuestros sueños
nos comemos,
nos olvidamos del mundo
y somos libres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario