domingo, 26 de octubre de 2014

El amor está hasta la polla de vosotros (vía @Arzuken)

Estoy harto de la poesía,
estoy harto de los poetas.
De blogs
y vuestras tetas,
que tiran, tiran y tiran
más que el talento de
los cuatro mataos que leo,
entiendo y compadezco.
Porque hay sangre en sus letras
y su historia destila sufrimiento.
En fin,
que el marco vende más
que la obra y si algo os sobra
son esos aires de grandeza
cogidos con pinzas por
el poder que os otorga leer
a cuatro autores contracorriente,
y sin ellos todos esos desaires
al resto zozobran.
Cansado de que seáis 
víctimas del victimismo
- valga la redundancia-
de vuestro personaje
¡Aunque total! Con tal de vender
no hay que escatimar
en extravagancias.
Siempre hay algo más allá
de donde se mira,¡pero nada!
Parece que la poesía
(para desgracia de los que viven
hoy día) sólo sabe de estaciones
- coño, me cago en la puta primavera – 
de la zona cero que tendréis
de por vida en el pecho (y sigue latiendo)
y de huracanes en esos pasos
con tanto peso de quienquiera 
que os dejase idiotas con una mentira
y dos besos.
No es nada nuevo afirmar
que cuando algo queda al alcance de todos,
como mínimo pierde valor y
como máximo queda infecto.
Aquí aún queda gente sincera,
a la que le importa tres puñetas
ser leídos sólo por amigos,
no a todos les verás triunfando
ni perdidos entre fuegos que hielan
y a la mierda mando yo el oxímoron. 
Pero nunca le faltará a una línea suya
pasión.
La poesía es mucho más que amor
y el amor está hasta la polla
de vosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario