jueves, 9 de octubre de 2014

Lingüística.

No llores más,
no me gusta que
esos ojos tan bonitos,
se inunden,
aunque yo ya estoy 
inmersa en ese mar.

Sólo me gusta
que llores de la risa,
de esos surcos tan bonitos
que se forman
en tus ojos y comisuras;
porque sólo por eso
pagaría un billete de ida
a la locura,
y que sea
en primera clase.

Porque tus labios
es en lo único
que no repararía
en gastos,
y mucho menos
en desgastes.

Sólo llueve
y tengo sed,
pero lo único que me saciaría
son esos cinco segundos previos
para después beberme tus labios
 y dejar en tu boca
algo de la coherencia
que tiempo atrás perdí. 
 Que al menos
entre tus labios 
y mis labios
exista
coherencia
concordancia
cohesión;
 o en otras palabras,
que hagamos un buen uso 
de la lengua.

Y no propiamente hablando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario