lunes, 3 de noviembre de 2014

Acción poética.

Dime tú
si su risa no te suena a oda
ni su sonrisa no merece ser cantada
a los cuatro vientos,
como antaño.

Leyendas que pasan
de boca en boca.
 
Y dime tú
si cuando se va marchando
y yo me acerco con ese gesto tímido;
me miras desde arriba,
no dejo de componer elegías
aunque sea con los ojos.

Mira, en poesía,
si es que esto se puede llamar así,
soy la primera en saltarme las normas,
en improvisar, no como en la vida.

 Que todo ahora se llama acción poética.
Cuatro palabras mal puestas
por las calles de Madrid
y ya mojáis bragas. 

Acción poética
es el gesto
de tu mano entre mi mano
de tus labios en mis labios
y de tus dientes en mi nuca
mientras me aprietas las caderas.
Y reacción poética
son mis manos arañándote 
esas galaxias en tu espalda.

A ver si ardo
de una puta vez
y me pierdo
en tus lunares,
que queman 
como estrellas.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario